sábado, 18 agosto, 2018
Inicio » Actualidad » El Valencia CF frente al futuro.
El Valencia CF frente al futuro.

El Valencia CF frente al futuro.

Neymar 222 millones, Coutinho 160 millones, Dembélé 145 millones, Pogba 120 millones, Lukaku 81 millones, Van Dijk 81 millones, Morata 80 millones de euros… Menos el fichaje de Pogba, todos estos son fichajes que se han producido esta última temporada (y esto sin contar con el fichaje encubierto de Mbappé por el PSG). Si en los últimos años la tendencia de los precios de los jugadores estaba al alza (9 millones por Aderllan Santos, ejem), este año ha terminado por demostrarse por completo que los existen clubes que juegan en otra categoria económica. La pregunta es, ¿cómo puede competir con aquellos, clubes un escalón por debajo como el Valencia CF, contra estos gigantes económicos?

La respuesta no es sencilla. Estamos ante clubes como el Fútbol Club Barcelona, el Manchester United, el Manchester City, el Bayern de Múnich, el PSG, el Chelsea… todos equipos que pueden competir por todos los títulos (Ligas, Copas y trofeos continentales) todas las temporadas gracias a sus plantillas y su potencial. Ante esto, la clase media europea (clubes como el Valencia CF, el Sevilla, la Lazio, la Roma…) deben seguir el ejemplo y desbancar a aquellos clubes que, sin llegar a ser estos mastodontes, han conseguido estabilidad y robustez económica e incluso competir de tú a tú con estos equipos: hablo de equipos como el Tottenham, el AS Moncaco, el Nápoles, la Roma o, más cerca aún, el Atlético de Madrid (aunque también se podría aprender algo de clubes como el Villarreal y su gran gestión económica, mal que pese a algunos).

Ante esta tesitura, el Valencia CF necesita de un plan de actuación realista. Mal que nos pese, el club sigue en una gran urgencia económica: estos últimos tres años, que en teoría iban a servir para dar estabilidad a la entidad y dotarla de músculo para hacer frente a los pagos a los bancos y captar patrocinadores con un equipo que disputara la Liga de Campeones, han resultado un fracaso tremendo tanto en lo económico (no se ha dotado al club de dinero para poder cumplir con los pagos a las diversas entidades sin poner en peligro los presupuestos del equipo) como en lo deportivo (hemos observado una salida de jugadores punteros como Paco Alcácer, André Gomes, Mustafi u Otamendi).

Ahora, parece que ese ritmo autodestructivo de la entidad al fin se está revirtiendo, en parte gracias a un entrenador serio que encaja perfectamente con Mestalla, en parte gracias a Mateu Alemany y Anil Murthy y su buena labor en los despachos. Y no podría haber sido en mejor momento, ya que los derechos de televisión de la liga española y los premios por entrar en Liga de Campeones han aumentado considerablemente. Sin embargo, y mal que pese, la salud financiera del Valencia pasa sí o sí por la venta de las parcelas del actual estadio y por acabar con ese horrendo bloque de hormigón que es el Nou Mestalla. La venta de las parcelas del actual Mestalla reportarán al club suficientes beneficios como para por fin pagar a los bancos todo lo que debe, y además le permitirá acceder al capital económico necesario para finalizar su nuevo estadio, que a su vez podrá generar más beneficios para la entidad.

Solo solucionar el problema immobiliario del club y ejercer una gestión económica y deportiva responsable (no más experimentos, porque esto no es la Ligue 1) permitirán al Valencia poder hacer frente a los tiempos venideros y convertirse quizás no en un Manchester City o un PSG, pero sí en un Nápoles o un Tottenham: un club que pueda participar en la Liga de Campeones y hacer frente con sus armas los grandes que, tarde o temprano, siempre terminan teniendo un momento de debilidad (solo hay que ver al Atlético de Madrid o al Leicester). Eso sí, a corto plazo, solo existe una solución, y es que vuelva a sonar en Mestalla el himno de la Champions.

Acerca de José Fernando Carrero Martín

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.