Miércoles, 28 Junio, 2017
Inicio » Actualidad » SOLER – LATO. ELLOS SÍ ME REPRESENTAN
SOLER – LATO. ELLOS SÍ ME REPRESENTAN

SOLER – LATO. ELLOS SÍ ME REPRESENTAN

Apuntad la fecha. Ocurrió ayer, 6 de abril de 2017. Apuntad esta fecha porque es el día en el que visteis jugar a los dos jugadores que marcarán el presente y el futuro del Valencia CF. Después de dos temporadas nefastas al fin un poco de luz. Después de tener que tragar con partidos desastrosos, lamentables, y una actitud en el campo que daba vergüenza, al fin, hemos podido encontrar un motivo por el que vale la pena sonreir como valencianista. Ayer jugaron Carlos Soler, y Toni Lato juntos. Dos valencianistas de corazón y que además atesoran una calidad envidiable.

Ayer fue un partido de los que yo llamo imborrables. Un partido de esos que recordaremos después de mucho tiempo por varios motivos, y si no me creéis… al tiempo.

Cuando empezó el partido parecía que el Valencia quería meter mucha presión al Celta, pero también es cierto que los gallegos en pocos toques demostraban ser un equipo muy bien hecho y con las ideas muy claras. Supongo que por eso no sorprendió que se adelantaran en el marcador. El gol de Cabral, rematando una falta lanzada por Wass parecía que les ponía el partido de cara.

Los siguientes minutos fueron de dominio de los de Berizzo mucho mejor plantados en el campo. El Valencia llegaba en jugadas puntuales, pero no daba sensación de auténtico peligro. Parecía que ese iba a ser el guión del partido. Pero poco a poco fue ocurriendo algo que marcó el cambio del resto del encuentro, y que muchos intuímos que cambiará también el del equipo. Carlos Soler, el canterano que a principio de temporada no entraba en los planes del primer equipo, empezaba a pedir su protagonismo.

Para los que estábamos en el campo, ver a Carlos era ver pequeño flashes de calidad que nos dejaban a todos con la boca abierta. Ya fuera por el centro, como jugando de interior, demostraba todas sus cualidades que le hacía destacar por encima del resto. Si, además, buscaba combinar con Parejo, no había nadie en el campo que les llegara a la altura.

Llegando al final de la primera parte llegó el gol de Parejo. Un gol también para enmarcar. Un incansable Zaza la protege, la lucha y asiste a un gran Cancelo (excelente anoche) que se lo puso en bandeja al de Coslada.

Pocos minutos despúes llegó el descanso. Ese descanso en el que uno se siente orgulloso al ver calentar a dos canteranos esperando su oportunidad con una sonrisa de oreja a oreja.

Y luego, empezó la segunda parte. y con ella, DON CARLOS SOLER. Fue un privilegio ver a un chaval de la cantera consagrarse en su casa, en Mestalla. Cada detalle que dejaba era una perla digna de quedarse grabada en la memoria valencianista. Demostró todo de lo que es capaz: dribling, velocidad, desborde, cambios de ritmo, una técnica envidiable, pases de tacón, ruletas en el centro de campo, recuperar balones, y un largo etc de un jugador que parece no tener límites. Pero lo mejor de todo es que cuando veías todos esos detalles, veías que no eran adornos a lo Neymar. Carlos lo hace todo, no para adornarse, si no con sentido.

Sé que me van a llover críticas por esto, pero lo digo con toda la intención y la objetividad posible. Ver a este Carlos Soler jugar es ver detalles que coinciden con grandes jugadores que ya son parte de la historia del fútbol. Este jugador que salió de Salesianos tiene detalles de Iniesta, Zidane, Pirlo, Xavi o Aimar. Y dos características que están por encima del resto: valencianismo y humildad.

Pero por si no teníamos suficiente, sobre el minuto 64, Voro hizo “el cambio”. Sacó a un Siqueira que había estado bien todo el partido, y dio entrada a otro jugador que muchos llevamos tiempo pidiendo. Salió al campo Toni Lato. Y desde ese momento, desapareció el Celta del campo.

Me da igual que los gallegos llegasen con peligro y con calidad en momentos concretos. Me da igual que tuviesen a Iago Aspas, que no deja de ser un jugadorazo de esos que se cargan su equipo a la espalda. Y sí, de los que se inventan un penalty y lo tira perfectamente. Lástima que cuando se le pudo fichar decidieran que no estaba a la altura… Pero ahora eso me da igual. Lo único que me importaba y me importa es que en ese momento estaba un genial Carlos Soler y salía con hambre Toni Lato.

Lato salió demostrando en segundos el gran jugador que es. Demostró que es incansable, que tiene velocidad, técnica, regate, desborde, visión de juego y que centra como los ángeles. Es indudable que en Paterna tienen algo especial para los laterales en la banda izquierda. Jordi Alba, Bernat, DON JOSE LUÍS GAYÁ y ahora DON ANTONIO LATORRE. Cuánta calidad corre por las venas del mestalleta.

En cuanto salió, Lato demostró que ese era su lugar. No descansó ni un sólo momento y en cuanto pudo dio una asistencia muy inteligente para que Munir hiciera el 2-1. Un ejemplo de todo lo que puede aportar Lato al Valencia.

Por casualidad, yo estoy sentado cerca de donde estaba Lato cuando celebró el gol. De todo lo que ocurrió, me quedo con el abrazo que Carlos le dio a su gran amigo Toni. No sé al resto, pero a mí aquello me decía mucho más de lo que parecía a simple vista. Aquel abrazo me decía que el Valencia no está hundido, que no todo está perdido, y que aquellos dos niños que jugaban en Paterna soñando a ser algún dia parte del primer equipo, lo habían conseguido. Puede ser que me equivoque y se vuelva a hacer la barbaridad que hicieron Lim y Alcácer. Pero creo que Carlos y Toni son distintos. Estos dos jugadores son humildes, trabajadores, insaciables, incansables, con una calidad enorme y con un valencianismo que corre por sus venas tanto como por las que ahora escribe. Definitivamente, ellos sí me representan.

P.S.: Por cierto, Soler y Lato son dos grandes jugadores, pero no somos pocos los que pensamos que en nuestra cantera hay varios nombres que están esperando su oportunidad para demostrar todo lo que valen. Posiblemente tenemos en los Nacho Gil, Villalba, Jiménez, Sivera, Vidal, Sito, Araujo, Mir y compañía, la generación que está dispuesta a cambiar el presente y futuro de un Valencia que parecía a la deriva. Quién sabe si ellos serán para nosotros lo que para el Milán fue la generación de Maldini, para el Ajax la de Cruyff o para el Barça la de Puyol… quién sabe…

P.S.: Y ya que estamos… a lo mejor no sería mala idea recuperar a Carles Gil, a Toni Martínez y junto a Robert ya recuperado, y el resto de los canteranos, hacer un Valencia que deje a medio mundo con la boca abierta.

 #AmuntValenciaSempre

sígueme en @pablogueado

Acerca de Pablo Catalá

Pablo Catalá
Al final, la esencia no está hecha solo de victorias. El camino es lo importante... Valencianista, escritor, profesor, parte de un sentimiento que nos une a muchos. Sígueme en @pablogueado

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.