Domingo, 20 Agosto, 2017
Inicio » Actualidad » La naranja romántica
La naranja romántica

La naranja romántica

Corren tiempos convulsos en el Valencia C.F. Una nube de incertidumbre cubre el club. Desde la dirección nadie sabe nada. No hay rumbo fijo. No hay proyecto. No hay ilusión y sobre todo, no hay orgullo por estos colores. No hay nada. Por otro lado, las actitudes de la afición ché incendian Mestalla cada vez que el equipo duda. Esto, naturalmente afecta al rendimiento de los jugadores. Los valencianistas nos agarramos a un clavo ardiendo con tal de volver a ver a nuestro equipo dar miedo en Europa. No sé, llamadnos románticos.

Desde la grada, una sensación de impotencia corroe al aficionado valencianista al ver cómo su club, con el cuarto presupuesto de la liga, y siendo el azote histórico de los grandes, naufraga en la parte baja de la tabla. Todavía es más grave la falta de autocrítica. Dirección, cuerpo técnico y afición (sí, amigos, la afición). Porque sí; todo va mal a nivel de club, pero es inadmisible que durante el transcurso de un partido machaques a los tuyos. Casos como el de Cancelo aparte, demostrado ha quedado que equipo y afición carburan cuando van de la mano.

Tal vez sea la hora de levantar esto. De olvidar todo lo ocurrido en estas dos temporadas y volver a reengancharse al tren de Mestalla. Equipo y afición, como en los viejos tiempos. Volver a hacer volar al murciélago del escudo. Volver a soñar a lo grande. Dejarnos de derrotismos y volver a pensar en que “el Universo conspira a nuestro favor” como lo haría Coelho. Porque los valencianistas siempre hemos sido muy románticos.

Imagen principal: www.valencia.eldesmarque.com

Acerca de Toni Cerdá Briz

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.