Miércoles, 28 Junio, 2017
Inicio » Actualidad » Cancelo, ¿Perdón parcial?
Cancelo, ¿Perdón parcial?

Cancelo, ¿Perdón parcial?

João Pedro Cavaco Cancelo, más conocido como João Cancelo, aterrizaba en tierras valencianas de la mano de Jorge Mendes un 20 de Agosto de 2014, tras Meriton conseguir su fichaje, o lo que es lo mismo, su dueño y propietario de la mayoría de acciones del Valencia, Peter Lim. Una cesión con una opción de compra de 15 Millones. Cantidad que a día de hoy en el futbol negocio no suena descabellada, pero que por poco mas de 6 Millones se fichó en 2001 a Pablo Aimar. Pero el fichaje de Cancelo no se produciría hasta el 25 de mayo de 2015.

El lateral derecho portugués paso su primera temporada en la capital del Turia a la sombra de Antonio Barragán, cuajando tan solo 10 participaciones en La Liga y 3 en la Copa del Rey. Partidos suficientes para ganarse el apodo de “Caballo Loco”. Ya se veía venir al jugador. En su segunda temporada, con tan solo 21 años, empezó jugando por delante de Barragán, lo que le permitió jugar los primeros partidos de la Champions League del Valencia, estrenándose también como goleador en el conjunto valenciano. En su segunda temporada llegó a disputar más del doble de partidos que en la primera.

En su tercera y actual temporada con el Valencia llegó a debutar con la selección absoluta de Portugal, pese a su nivel decadente en los últimos choques disputados con la zamarra blanca.

El Caballo Loco es noticia a día de hoy, no por su posible y frecuente traspaso a otro club, sino por su celebración en su último tanto anotado en Mestalla, gesto por el cual el jugador del conjunto Ché ha pedido ser disculpado en reiteradas ocasiones, tanto en redes sociales, en el mismo feudo de Mestalla y en diferentes medios de prensa.

El ya famoso gesto del luso se producía en el encuentro que enfrentaba como local al Valencia contra el Deportivo de la Coruña, dicho choque afrontaba su tramo final con un Cancelo impetuoso recién salido del banquillo. Tras correr y luchar por cada esférico, el lateral portugués conseguía anotar el tercer tanto valenciano que cerraba el encuentro. La celebración fue de todo menos discreta, alzaba su dedo indice a los labios, empezando por mandar a callar a la grada y luego encarándose con la grada de animación Curva Nord, para después mostrar el mismo gesto a todo el graderio presente en los instantes finales, graderío en el que se encontraba presente en el palco, el recién anunciado director general del conjunto valenciano, Mateu Alemany, el abogado balear comentaba horas después que no se vería otro gesto igual del luso en el Valencia.

En la misma celebración, el tunecino Abdennour llegó a pedir calma al público sobre el anotador del tanto final. La reacción del público en los minutos sobrantes fue clara, el entonces extremo luso, recibía constantes pitos por parte de todo el público cuando recibía el balón, incluso cánticos por gran parte del público en su contra y deseando su marcha del club.

Una vez acabado el partido, la zaga valenciana se reunió como de costumbre en el centro del campo, para devolver los aplausos al público, en este caso varios jugadores, entre ellos el recién llegado Simone Zaza, volvieron a retomar las disculpas sobre el gesto, alzando las manos en forma de disculpa.

El luso fue el protagonista ante las cámaras de BeinSports, ante las que dijo lo siguiente:

Estoy pasándolo mal psicológicamente, por eso he hecho ese gesto, y tengo que pedir perdón porque no tenía nada que ver con los aficionados. La gente no lo ha entendido, pido perdón por ello. Ha sido un error por mi parte y pido perdón. Lo estoy pasando mal, no tiene nada que ver con los aficionados. Quería pedir perdón, estoy pasando un mal momento, no estoy en mi mejor momento, mi rendimiento no está como quería y preveía para ayudar al equipo“.

Tras la retirada al vestuario y su salida, comentó lo siguiente ante la radio del propio club:

Mestalla tiene todo el derecho de reaccionar mal conmigo, lo hice mal y las disculpas no borran el gesto pero pido perdón de corazón porque lo siento, de corazón, sé que lo hice mal, ahora no puedo hacer nada más, pedir perdón también a mi familia que no me ha educado así.”

Tan solo 4 días después de su controversial gesto, el jugador del conjunto Ché consiguió revertir los pitos y cánticos por aplausos en el choque contra el otro club gallego de primero división, el Celta de Vigo. El lateral cuajó una excelente actuación, en la que mandó un balón a la madera de la portería defendida por Sergio Álvarez. Fue una pesadilla para Theo Bongonda, extremo del conjunto vigués quien poco pudo hacer para controlar al luso. El portugués llego a dar la asistencia que igualaba el marcador a punto de llegar al descanso.

En esta ocasión, el lateral derecho consiguió obtener un protagonismo positivo, revertiendo la opinión de la mayoría del público valencianista.

En conclusión, João Cancelo es un jugador capaz de arrancar los aplausos del exigente público de Mestalla, que acude a cada jornada esperando un resurgir de su equipo que naufraga en malos momentos. Momentos delicados en donde una simple celebración con un gesto salido de contexto significa el rechazo de una afición que siente un rotundo fracaso por parte de su equipo.

Acerca de Ramón Gimeno

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.